Los celos infantiles: ¿qué son y qué hacer cuando se presentan ante el nacimiento de un hermano?

Carlos es un niño de cinco años de edad, cuyo comportamiento ha sido siempre muy normal hasta el nacimiento de su hermanita, desde ese momento no ha dejado de manifestar problemas de todo tipo (ejemplo: hacerse pipí en la cama a pesar de que hacía un año que tenía controlado bien los esfínteres, tener pesadillas recurrentes de abandono por parte de sus padres, en la guardería su comportamiento se ha vuelto algo extraño, ya que no juega con los demás niños, anda siempre solo y tiene dificultades para comer).

El ejemplo de Carlos describe a un niño que está sintiendo celos. Entonces ¿qué son los celos infantiles? Según Polaino Lorente (1991), los celos infantiles son un estado efectivo, transitorio o perdurable, que se tiene respecto de un hermano o compañero de parecidas características y edad, y que es consecuencia de un defecto en el modo de querer a los demás: como algo (y no como alguien) y de forma exclusiva.

Entre las causas del comportamiento celoso está:

  •  Como en el ejemplo de Carlos, el nacimiento de un hermano puede conducir al desarrollo de celos por parte del otro hermano siempre y cuando no se sepa trabajar de forma debida el cambio estructural que sufre la familia al incorporar un nuevo miembro.
  • La rivalidad fraterna entre hermanos antecede en muchos casos al surgimiento de los celos.
  • Los celos también pueden desencadenarse por la presencia de psicopatología infantil de tipo psicótica, ejemplo en los trastornos obsesivos.

Las siguientes manifestaciones demuestran si su hijo presenta celos o no:

  • Si en la conducta normal de apego no muestra signos coherentes con la misma, ejemplo no sonríe cuando se le hace un chiste, o no nos sigue con la mirada.
  • Si con los otros niños se comporta con signos de menosprecio y descalificaciones.
  • Si abiertamente manifiesta que siente celos hacia sus hermanos o compañeros.
  • Si ataca de manera desproporcionada a sus hermanos a compañeros.
  • Si se entretiene con fantasías vengativas de tipo agresivo con los juguetes.
  • Si trata de establecer algún tipo de alianza con profesores o familiares para descalificar a los hermanos o compañeros.

¿Qué deben hacer los padres ante la llegada de un nuevo miembro en la familia?

  • El mejor modo de prevenir los celos es informar al niño, con suficiente tiempo de que va a llegar un nuevo hermanito. Esta información deberá hacerse sólo si el niño tiene más de dos años de edad, y no debe de mediar mucho tiempo entre el recibir la información y el nacimiento del hermanito pues si pasa mucho tiempo el niño se cansará de esperar, se sentirá engañado o se olvidará de lo hablado.
  • Además de la información se le debe de hacer participe en todas la tareas y preparativos encaminados a su acogida, atención y cuidado.
  • Es importante que los padres cuiden al bebé pero sin prodigarle excesiva atención.
  • Así mismo, deberán de comportarse los allegados y amigos.
  • Los padres deberán estar atentos a cómo trata el niño al nuevo hermano, respetando al niño pero también no tolerando comportamiento fuera de lo normal.

Como pueden ver la presencia de celos infantiles es un problema que se puede prevenir siguiendo las pautas antes mencionadas, recordar que el nacimiento de un hijo no deja de ser un momento estresante para todos los miembros de la familia, debido a la marcada reestructuración que se lleva a cabo: cualquier cambio en un miembro o situación del sistema afectará a los demás, de esta manera se piensa en la “totalidad”, y no en “sumatividad”, porque las pautas de funcionamiento del sistema no son reducibles a la suma de sus elementos constituyentes. En este sentido a un mismo efecto pueden responder distintas causas, y esto se da porque hay una permanente circularidad e interconexión entre los miembros de un sistema.

Saludos,

Héctor Peraza Díaz

www.psicologosbonnet.es

Psicólogos en Cartagena

Psicólogos en Alicante

Anuncios

Acerca de Psicólogos Bonnet

Somos un equipo de psicólogos especializados en terapias personalizadas. Apostamos por el individuo, cada persona es única y centramos el esfuerzo en cada caso concreto. En nuestros tratamientos, nos inclinamos por las teorías cognitivo-conductuales, y las combinamos cuando es necesario con las gestálticas, eficaces en los procesos emocionales de duelos, separaciones y despedidas.
Esta entrada fue publicada en Infanto-juvenil y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s