Terapia infanto-juvenil: Cómo desarrollar las responsabilidad en los niños y adolescentes.

Muchos padres se quejan de que sus hijos no se muestran responsables en las tareas que llevan a cabo, es muy común oír comentarios como los siguientes: “si no le amenazo con castigarlo no estudia”, “si no le digo que le voy a quitar la consola o el ordenador no estudia nunca…”, “estoy cansada de ir tirando siempre de ellos…”.

Es bien sabido si los niños no se responsabilizan de sus actos cuando llega la madurez les  suele ser muy difícil aprender de sus experiencias y llevar a cabo una vida normal, respetando sus obligaciones y quehaceres.

El sentido de responsabilidad aparece en el niño cuando: se le encomiendan responsabilidades por pequeñas que estas sean, se le informa de la eficacia de sus respuestas, se le informa sobre las alternativas posibles de las diversas situaciones que viven.

Una de las mayores fuentes de enseñanza que tenemos en nuestro mundo es el aprendizaje por ensayo y error, este al contrario de lo que muchos padres piensan favorece en gran medida el desarrollo de la autonomía y de la responsabilidad. Por supuesto, que esto significa tener unos padres que sean tolerantes y pacientes con los errores cometidos por sus hijos y que no tiren la toalla ni tiendan a protegerlos nada más que los niños se equivoquen. El ser tolerantes y pacientes no implica el ser permisivos y poco exigentes. Aquí balanza o equilibrio es algo complicada de establecer, cada padre deberá crear la suya propia en función de las necesidades que vayan surgiendo.

Pongamos un ejemplo de cómo los padres a veces impiden el desarrollo de la responsabilidad en los niños:

Algunas veces los niños se aburren en casa y parece que no sean capaces de encontrar algo que hacer. Entonces se acercan a los padres y les preguntan ¿qué puedo hacer papá?… cuando el padre le contesta inmediatamente el niño rechaza la proposición del padre diciendo: ¡pero eso no es divertido! O se pone a hacer lo que le recomienda el padre y al poco rato se aburre y vuelve a preguntar lo mismo. El niño en este ejemplo lo que desea a toda costa es que alguien se responsabilice de tomar las decisiones por él, de esa forma es el otro el culpable de su aburrimiento, es decir de su error.

Si lo que el padre desea es desarrollar la responsabilidad debe de permitir al niño que analice por sí mismo qué es lo que más le conviene hacer, de esta forma asumirá la responsabilidad de aburrirse o no.

El siguiente esquema enseña la diferencia entre formas de preguntar que favorecen la responsabilidad y formas que no:

La situación está relacionada con un niño que está haciendo los deberes y la madre se acerca…

Forma positiva: Forma a mejorar:
Haz todos los problemas que puedas y disfruta con ello, por favor (no se centra tanto en el resultado de la tarea en sí, si no en el proceso). Haz tres de estos problemas y hazlos bien por favor (marca límites, se preocupa por el resultado más que por el proceso).
Qué quieres hacer? (se preocupa por el interés prioritario del niño, no le da un marco cerrado de decisión más bien le permite que escoja). Qué prefieres hacer A o B? (la madre le delimita el trabajo).
Dónde deseas sentarte? Siéntate aquí por favor!!!
Si te surgen dudas, por favor llámame. Cuando hayas hecho dos problemas déjame que te los revise.

A modo de conclusión diríamos que se trata de ofrecer un marco en el cual el niño puede equivocarse si es preciso, y así de esta forma pueda aprender a tomar decisiones de sus propios actos, de esa forma cada vez se responsabilizará más de los mismos.

Saludos,

Maria Teresa

www.psicologosbonnet.es

psicologos especialistas en terapia infantil y de adultos

psicólogos especialistas en terapia infantil y de adultos

Anuncios

Acerca de Psicólogos Bonnet

Somos un equipo de psicólogos especializados en terapias personalizadas. Apostamos por el individuo, cada persona es única y centramos el esfuerzo en cada caso concreto. En nuestros tratamientos, nos inclinamos por las teorías cognitivo-conductuales, y las combinamos cuando es necesario con las gestálticas, eficaces en los procesos emocionales de duelos, separaciones y despedidas.
Esta entrada fue publicada en Infanto-juvenil, Inteligencia emocional. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s