Con la ansiedad akiramenai: “nunca te rindas”

Según el Proyecto ESEMeD España, el 10,5% de la población experimentará algún episodio depresivo mayor a lo largo de su vida. Después del episodio depresivo mayor, los trastornos con mayor prevalencia en la vida son la fobia específica, el trastorno por abuso de alcohol y la distimia.

Hoy en día que miles de personas están sufriendo las consecuencias del potente terremoto con tsunami que azotó al Japón, se hace vigente la palabra japonesa akiramenai, es decir “nunca te rindas”.

Esta frase japonesa guarda una estrecha relación con la ansiedad y la depresión debido a que cuando la experimentamos establecemos una especie de lucha interior entre sentirla o no sentirla, dejarnos llevar o luchar contra ella.

especialistas en terapia infantil, terapia de adultos y terapia de pareja

Desde que nacemos nos inculcan formas de ver la vida que nos hacen posicionarnos ante las emociones negativas, otorgándoles a éstas valencias que no son las adecuadas. Quién no ha sido testigo alguna vez de los siguientes ejemplos:

Ejemplo 1: Niño que va andando con el padre por el parque y de pronto tropieza y se da un golpe, el niño comienza a llorar y el padre de manera instintiva le comenta: Eso no es nada, venga que llegaremos tarde a casa… El niño siente dolor, siente la experiencia de vivir el dolor, sin embargo el padre no lo permite experimentarla como tal, lo más probable es debido a que el padre observa que no es nada y que se le pasará en poco tiempo, ahora bien con ejemplos como estos perdemos oportunidades de oro en las que podríamos mostrarle al niño cómo se deben sentir las emociones negativas, y cómo hay que aceptar el dolor.

Ejemplo 2: Se muere la mujer de M. éste está en el funeral y no se le observa derramar una sola lágrima, las personas que le ven lo miran con admiración y comentan entre ellas: menudo temple que tiene este Señor acaba de perder a su mujer y está ahí fuerte sin llorar ni derrumbarse. El significado social que tiene expresar las emociones es negativo por tanto lo más seguro que este Señor esté muy dolido sin embargo lucha por no expresar sus emociones y menos en público.

Podrían ponerse muchos más ejemplos de cómo desde niño y cómo nuestra sociedad nos enseña maneras no adecuadas de vivir y sentir las emociones. Estas formas de ver el mundo interior nos incapacitan y son las responsables en gran medida de trastornos de diversa índole.

Hoy en día cuando se trata cualquier tipo de patología debemos enfrentarnos a la situación de que la persona acepte el hecho de tener que vivir estados emocionales negativos, cosa inevitable al menos en este mundo.

Akiramenai: “nunca te rindas”, cuando estemos ante situaciones que nos hagan sentir angustia no se trata de rendirse, sino de valorar el motivo de sentirnos así, en caso de que no podemos cambiar la situación, debemos aceptar nuestra vida tal cual se nos muestra. Ejemplo: Paciente J.J. con trastorno de ansiedad y trastorno del estado de ánimo, se encuentra en tratamiento psiquiátrico desde hace dos años, el motivo es pérdida de un ser querido. El no aceptar tales situaciones de cambio es lo que le hace a este paciente sentir ansiedad. En el mismo momento que aprende a dejarse llevar y a aceptar la vida tal cual viene, mejora su estado de ánimo y por tanto se reduce su ansiedad.

Por tanto el vivir el presente de manera plena, aprendiendo a vivir nuestras emociones y a sentirlas nos hará ser mucho más felices.

Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol” Martin Luther King.

Saludos,

Héctor Peraza Díaz

www.psicologosbonnet.es

Anuncios

Acerca de Psicólogos Bonnet

Somos un equipo de psicólogos especializados en terapias personalizadas. Apostamos por el individuo, cada persona es única y centramos el esfuerzo en cada caso concreto. En nuestros tratamientos, nos inclinamos por las teorías cognitivo-conductuales, y las combinamos cuando es necesario con las gestálticas, eficaces en los procesos emocionales de duelos, separaciones y despedidas.
Esta entrada fue publicada en Adultos, Ansiedad y depresión, Inteligencia emocional. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s