La importancia de responder a la pregunta ¿cuánto valgo?

El responder a esta pregunta de manera franca nos previene de presentar inseguridades y temores que pueden estar en la base de una baja autoestima.

Estamos acostumbrados a entrar en una tienda y preguntar cuánto vale un determinado producto, podemos decir aproximadamente cuánto cuesta la camisa que llevamos puesta, o los zapatos, o la casa que tenemos. Con el tiempo también aprendemos qué cosas son buenas y qué hay que mejorar en cuanto a la camisa, los zapatos, o la casa.

Sin embargo, cuando nos tenemos que referir a nosotros mismos nos cuesta mucho identificar qué aspectos tanto negativos como positivos tenemos, cuáles son nuestras potencialidades y límites, y cómo podemos mejorarlas.

Cuando estamos ante una determinada situación que nos preocupa salimos adelante gracias entre otras cosas a nuestro Autoconcepto (el conocimiento que tenemos de nosotros mismos) y nuestra Autoestima (el afecto que nos tenemos a nosotros mismos).

Si estamos seguros de cuánto valemos, si sabemos cuáles son nuestros puntos débiles y fuertes, tendremos más oportunidades de sentirnos mejor. El aforismo griego “Conócete a ti mismo sigue vigente hoy en día.

Como actividad propongo tomar consciencia de quiénes somos, qué queremos, hacia dónde vamos o hacía dónde quisiéramos ir.

Debemos de aprender a:

  • Respetar nuestros límites objetivos (por ejemplo si soy bajito y eso me hace sentirme mal va a ser muy difícil el mejorar esto a no ser que termine aceptando el hecho de tener estatura baja y aprenda a resaltar otros aspectos de mi físico).
  • Y a desafiar los límites subjetivos (aquellos que sí se pueden mejorar, ejemplo el hecho de tener pocas habilidades sociales, si se trabaja sobre ello planteándose pequeñas metas a cumplir podemos evolucionar bastante hacia esa persona que deseamos ser).

La realización de una balanza donde pongamos en un lado aspectos positivos de nuestra personalidad y en otro lado aspectos negativos nos puede servir de guía en el camino de la AUTORREALIZACIÓN que hablaba Abraham Maslow, lo importante de este ejercicio es llegar al equilibrio entre ambas partes.




Resulta difícil aceptar el hecho de ser bajito, ahora bien si logramos llevar a cabo esto, estaremos más cerca de la altura que deseamos tener a nivel emocional y comportamental.

Saludos,

Héctor Peraza Díaz

www.psicologosbonnet.es

Anuncios

Acerca de Psicólogos Bonnet

Somos un equipo de psicólogos especializados en terapias personalizadas. Apostamos por el individuo, cada persona es única y centramos el esfuerzo en cada caso concreto. En nuestros tratamientos, nos inclinamos por las teorías cognitivo-conductuales, y las combinamos cuando es necesario con las gestálticas, eficaces en los procesos emocionales de duelos, separaciones y despedidas.
Esta entrada fue publicada en Adultos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s